fbpx

semillas y huesos

EL BLOG DE MIRIAM FIERRO

El chamanismo en nuestra práctica diaria.

chamanismo, magia, centro de integracion chámanico, tribal, miriam fierro, ritual
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Un chamán es un sanador que puede recopilar información en el ámbito espiritual e incorporarla a la realidad cotidiana. Tradicionalmente, los chamanes son los sabios, consejeros, curanderos de tribus que se ocupan de los desequilibrios o enfermedades físicas, mentales, emocionales y espirituales. Pero la realidad es que hoy en día, los chamanes provienen de todos los ámbitos de la vida y ayudan a las personas en el mundo contemporáneo con desafíos espirituales y energéticos enmarcados en las relaciones, la salud y naturaleza.

Existen multitud de técnicas para que las personas encuentren un equilibrio en su vida, pero a mí el chamanismo no me aporta solo ese equilibrio, sino que además, me brinda multitud de herramientas de conexión con la naturaleza y la energía universal.
Las herramientas que aprendí me han servido para navegar por la vida, entendiendo, que la existencia es mucho más y va más allá de la mente analítica que nos inculcan.

Si deseas buscar un significado más profundo a la existencia y conseguir un equilibrio energético desde el chamanismo te brindo algunos principios y pautas para que puedas incorporar de manera provechosa en el ajetreo cotidiano.
Estos principios tratan de crear hábitos para que el reconocimiento espiritual y energético cobren protagonismo en nuestras vidas.

1. Estás conectado con toda la vida.

El chamanismo es una práctica animista que reconoce que todo está vivo, todos los seres y fenómenos de la naturaleza tienen un principio vital y energético que nos enseña que todos estamos conectados. Somos uno.
Puedes acceder a la Fuente / Gran Espíritu/ Dios/ Diosa o como prefieras denominarlo en cualquier momento, solo necesitas empezar a buscar e incorporar la quietud.

Prueba a cerrar los ojos y notar tu respiración. Luego visualiza la conexión con la fuente divina: podría ser una imagen de un cordón que une tu ombligo con la Madre Tierra, o una imagen que desaparece en la inmensidad del cielo nocturno lleno de estrellas, o crear una representación del femenino divino o del masculino divino en tu mente.
Ahora imagina que tu energía se recarga: tu cuerpo brilla con color o energía, cada célula de tu cuerpo se reabastece y rejuvenece.
Cuando me acerco y me conecto mediante la respiración y visualización con una fuente más grande que yo misma me recarga, el prana o el chi de la vida entran en el cuerpo configurando lo que algunos denominan reiki o energía vital universal que ayudan a manejar y afrontar multitud de demandas cotidianas que nos encontramos diariamente.

2. Tus pensamientos están conectados a tus emociones.

Los chamanes saben que su cuerpo, mente y espíritu están íntimamente conectados. Lo más probable es que hayas escuchado esto en alguna ocasión, pero ¿Qué significa?
En pocas palabras: tus pensamientos crean tus emociones. Si tiene pensamientos llenos de miedo, sentirás constricción e incomodidad en tu cuerpo. Cuando piensas y realmente crees pensamientos basados en el amor, sientes más expansión y placer en tu cuerpo, la vida se vuelve más amable, más suave.
Cuando notes una sensación tensa o incómoda en tu cuerpo, tómate un momento para verificar lo que estás pensando. Es posible que te sorprendas con un pensamiento negativo como «¡Estoy agobiada con todo lo que tengo que hacer!» pero es bueno establecer que la vida te está dando la oportunidad “de dejar ir”, para ello:
Respira la sensación de opresión y exhala suavemente dile a tu mente que suelte la preocupación, el agobio, el estrés dile gracias a todo y que todo va a estar bien. Repítelo a menudo, como una rutina, un mantra que incorporas en tu cotidianidad.

3. Respeta la Tierra.

El chamanismo se basa en un profundo respeto por la Madre Tierra. La Tierra es un organismo vivo que sostiene toda la vida, por lo que, al respetarla y cuidarla, también, respetamos a nosotros mismos.
Hay infinitas formas de mostrarle a la Madre Tierra nuestro amor y aprecio.
Cuando le doy las gracias a la Tierra, siento su energía y agradecimiento dentro de mi.
Practicar la meditación del árbol o enraizamiento a la Tierra ayuda energéticamente.

4. Los Cuatro Elementos están a tu Servicio: Tierra, Agua, Fuego y Aire.

Nuestro cuerpo se encuentra integrado con los cuatro elementos, y sin embargo, no somos conscientes de ello, nuestro cuerpo se constituye de agua, minerales, oxigeno y calor. Tomar conciencia de ellos y entender como de una u otra forma nos constituyen ayuda a conectarnos con la energía que estos elementos nos aportan.

La tierra es excelente para conectarse a Madre Tierra.
Cuando me siento cansada o abrumada, a menudo entro en mi jardín y me acuesto en la Tierra, con la espalda contra el suelo o camino descalza por el césped sintiendo la conexión y el amor que se desprende.
Practica en el jardín o en un parque o descalza en casa, cuando tus pies entran en contacto con la tierra, recibes electrones de ella, que son absorbidos por tu cuerpo a través de tus pies. Estos electrones son los mayores antioxidantes de la naturaleza y ayudan a neutralizar el exceso de radicales libres que provocan inflamación y enfermedades en el cuerpo.

Busca momentos de conexión con la Tierra, camina descalza mientras sonríes a la vida
También puedes visualizar la energía de la Tierra rodeándote suavemente; si necesitas una conexión a tierra adicional, incluso podrías imaginarte unas enredaderas envolviéndote suavemente uniéndote al suelo. A medida que respiras esta energía, te sientes más relajada y unida al presente.

El agua es maravillosa para dejarse llevar. Cuando me siento malhumorada, crítica o tengo dificultades para pasar de una persona o incidente desafiante, voy al río e imagino que estoy vertiendo mis sentimientos o pensamientos en el agua y la corriente los lleva lejos corriente abajo.
Si no puedes ir a un río o al océano, una ducha hace maravillas. Deja que el agua te limpie a ti y a tus emociones.

El fuego es perfecto para una liberación profunda. Si te das cuenta de que realmente estas rumiando un problema o que no puedes perdonar escríbelo en un papel y quémalo con una vela, suéltalo para que el fuego lo transforme.

El aire trae la medicina que limpia y renueva. Cuando el viento sopla puedes sentir el cambio. Por ello aprovecha las ráfagas de viento y sal a respirar conscientemente sintiendo como el aire entra y llega a cada una de tus células llevando luz, amor y compasión, al exhalar visualiza como expulsas el miedo, las preocupaciones, el resentimiento, la ira y todo aquello que te perturba.

5. Preste atención a la medicina animal.

En el chamanismo, la «medicina» es cualquier cosa que fomente la curación del cuerpo, mente o espíritu. Podría ser una planta, una palabra amable, una ceremonia o incluso la detección de un animal.
Sí, los animales llevan medicinas. Cada animal tiene una cualidad energética específica. Piense en un saltamontes y probablemente visualices un salto hacia adelante o un oso volviéndose para hibernar en su guarida en busca del descanso.
Si un animal se cruza en tu camino, aparece en un sueño nocturno o incluso si simplemente te encuentras pensando en uno con frecuencia, es hora de prestarle atención.
El chamanismo es una práctica animista que nos enseña que todo tiene una energía vital con la que podemos conectarnos, por ello los animales nos traen información significativa.
Invita al espíritu de un animal a tu vida, es posible que te sorprendas con la sabiduría que aporta.

6. La ceremonia le da sentido a tu vida.

La mayoría de nosotros hemos estado en una ceremonia de una boda o un funeral para celebrar o llorar una transición importante en la vida de familiares o amigos. Sin embargo, puedes crear tu propia ceremonia para ayudar a darle más significado a tu vida.
Hay ceremonias y rituales de muchos estilos como de purificación con temascales, presentación de infantes ante los espíritus, asignación de nuevo nombre, los hay muy diferentes.
Pero también los hay más íntimos y personales que aportan un reconocimiento y sentido a la vida diaria, puedes empezar, por ejemplo, con algo sencillo;
Toma un “tiempo para tí” entrando en tu espacio de sanación, enciende una vela y ofrece una oración por ti, esto ayuda a reconocerte e integrarte dentro de un mundo energético donde todo se encuentra unido, siéntete en conexión con el Universo. Este pequeño acto cambia instantáneamente la energía, recuerda que debes reducir la velocidad y disfrutar de ti, te enseña la luz que llevas.

Otras ceremonias sencillas pueden ser ofrendas sencillas a la Tierra como plantar plantas, limpiar con salvia y crear tus propias rutinas y ceremonias que te unan a lo sagrado.
Las ceremonias no tienen que ser grandes y elegantes, simplemente tienen que encajar en tu día a día.

7. Crea un Altar.

Vivimos cada vez más vinculados al mundo urbano y pasamos cada vez más tiempo en casa, sin poder vislumbrar que no hay mayor altar, ni templo, que el de la naturaleza, por ello ubicar estos altares en casa nos ayuda a unirnos con el exterior, adiestrar a nuestra psique a crear el hábito de cuidar en este espacio el vínculo con los espíritus, los con guías de la naturaleza y los seres de luz. Este emplazamiento implica buscar un momento de dedicación y reconocimiento a los espíritus y nos ayuda a incorporarlos a nuestras vidas reconociendo su presencia y dándoles las gracias.

Para hacer un altar en tu hogar, simplemente piensa en una energía que te gustaría cultivar en su vida: paz, tranquilidad, alegría, puedes invocar a tus ancestros de luz para que te ayuden en tu búsqueda y visión, puedes poner la imagen de un animal de poder para que te recuerde que está a tu lado, puedes ir cambiando su decoración en función de los cambios estivales, para relacionarte con la energía de la Rueda de Año, existen múltiples formas.

8. Toque sanador.

Los chamanes saben que más allá de nuestro cuerpo físico, también tenemos un cuerpo energético. Podemos usar el poder del tacto para consolar, relajarnos y curarnos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos. No necesitas ningún entrenamiento especial para hacer esto. De hecho, la mayoría de nosotros ya usamos el poder del tacto sin darnos cuenta. Lo más probable es que hayas puesto tu mano sobre la cabeza de un niño para consolarlo o calmarlo, darle un abrazo a un amigo cuando estaba molesto o acariciar a un gato o un perro y sentirte más tranquilo.
Puedes cultivar conscientemente el poder del toque curativo si te tomas un momento para centrarte y relajarte en tu respiración. Luego, imagina que tus manos están llenas de energía; podría ser calmante o energizante dependiendo de lo que tú necesites. Imagina la energía que fluye de tus manos hacia cualquier parte de tu cuerpo mientras colocas suavemente tus manos allí.
No te preocupes, ¡no puedes hacer esto mal! Practica y juega con tu energía y se hará más fuerte.

9. Celebra lo sagrado.

La vida está llena de desafíos que nos traen aprendizajes continuos, por ello, es necesario agradecer todo aquello que nos llega, son muchos los momentos en los que podemos pensar que estos aprendizajes llegan de manera convulsa, por ello es necesario recordar que no estamos solos que no somos únicos y que son muchos los que se encuentran en situaciones similares a las nuestras.
Para recordar la unión con lo sagrado te invito a vivenciar desde la comunidad, a acudir a grupos de meditación, círculos de mujeres, de hombres o mixtos, de carpas rojas, de luna y de tantos otros que se forman a nuestro alrededor para recordar la conexión con lo divino tanto femenino como masculino, puedes salir a buscarlos o crear tus propios grupos.
Estas reuniones sagradas pueden tener lugar en una cafetería, una librería o en tu propia casa, en cualquier lugar donde puedas reunir a un par de amigos en los que confíes. Simplemente acercarte desde un lugar sincero y fraternal, muchas veces basta una llamada o un simple correo electrónico que diga: «Estoy enfrentando algunos desafíos o, a veces, me siento solo y me encantaría reunirme contigo» abre las puertas para más cuidado y apoyo en tu vida.

El chamanismo tiene muchas formas, muchas interacciones culturales y tradiciones diversas, pero tiene un principio básico: “lo sagrado, también, está en ti” y puedes vivenciarlo todos los días. No es una técnica antigua y esotérica, sino que es una herramienta práctica para curar y resolver problemas en nuestro mundo moderno.
¡Te invito a que tomes algunas de estas sugerencias y las incorpores a tu rutina diaria!

Deja tu consulta o comentario

Ver más

  • Responsable: MIRIAM FIERRO FERNÁNDEZ.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a SITEGROUND que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00 
error: Content is protected !!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver detalles...
Privacidad